TAREA Nº5

p { margin-bottom: 0.25cm; direction: ltr; line-height: 120%; text-align: left; }a:link { }RETO FINAL : RESULTADOS DE NUESTRO RETO PARTyNOVA

Nuestro reto se resumía en este titular:
CONSEGUIR TRABAJAR EN EQUIPO DENTRO DE LA OFICINA, CON EL FIN DE QUE LOS RESULTADOS DEL TRABAJO BENEFICIASEN A LOS USUARIOS FINALES: LA COMUNIDAD EDUCATIVA, LAS EMPRESAS CONSTRUCTORAS, LOS TRANSPORTISTAS, LOS SUMINISTRADORES DE CATERING, ETC., YA QUE MI EMPRESA TRABAJA EN LA GESTIÓN DE LAS INFRAESTRUCTURAS EDUCATIVAS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA.
Hemos participado en el mismo tres compañeros de oficina:
– Inmaculada González Blanco
– Joaquín Ocaña Rodríguez
– Y yo, Adela Villarreal Verdet
Nuestras acciones se han desarrollado dentro de la oficina, puesto que necesitábamos a los compañeros, como “actores principales” del reto. Hemos trabajado cada uno individualmente en el campo elegido y hemos ido cambiando impresiones, de cómo enfocábamos el reto-experimento,y a su vez hemos ido redactando documentos que nos pasábamos y “pulíamos” con los días, al ponerlos en común.
Con relación a mi trabajo, yo me planteaba al inicio del reto una serie de preguntas, que transcribo de nuevo:
  1. En la era de la tecnología y el boom de los espacios coworking, ¿funcionará entre los compañeros una oficina abierta?
  2. ¿Favorecería el trabajo en grupo esta modalidad de espacios en lugar de los rincones de trabajo?
  3. ¿Se verá afectada la concentración por la falta de privacidad visual?
  4. ¿Se podrá mantener el nivel de ruido bajo?
  5. ¿Cómo sobrellevarán los compañeros el sentimiento de pérdida de parcela?
Yo soy técnico, por lo que enfoqué el reto desde el lado constructivo estudiandoel espacio de trabajo como instrumento mediador de las relaciones entre compañeros.
Yo siempre he pensadoque el espacio de trabajo favorece o no las relaciones entre los trabajadores, dependiendo de la configuración de los puestos, favoreciendo no la interrelación de unos con otros, y por consiguiente la comunicación. A modo de recordatorio comentar que hemos “sufrido una mudanza y un cambio de oficina”, y que se ha modificado el amueblamiento de la misma, pasando de una oficina ordenada y cuadriculada con calles y mamparas a unos espacios diáfanos, donde en la parte de los técnicos se han dispuesto las mesas en circulo y todos se ven las caras. Esta disposición de oficina, surgió de una forma casual, (por motivos que no vienen al caso ahora), y yo fui uno de los responsables de que la oficina se amueblase así,  pensando que podría gustar a los compañeros, ya que favorecería las relaciones propiciando la comunicación, sin necesidad de tenerte que levantar de la mesa, pero estaba muy equivocada….
El primer día que los compañeros de la parte de oficina técnica llegaron a la nueva sede, la reacción en general fue de rechazo a esta disposición de los puestos de trabajo. El principal argumento era la falta de privacidad, lo que iba a propiciar falta de concentración, perjudicando a los rendimientos del trabajo. Reclamaban las mamparas y sus parcelas acotadas de trabajo. Ninguno cayó en la cuenta de que había una pequeña sala de reuniones a pocos metros de la sala de trabajo, para las visitas del día a día, y además otra sala grande de reuniones para toda la oficina. Sólo un 2%, pensó que la actual disposición de las mesas era una excelente herramienta para favorecer el trabajo en equipo. Como resultado, los compañeros trasladaron al jefe su malestar por esta disposición del mobiliario y reclamaron estar como en la oficina anterior. Por su parte, nuestro jefe nos pidió dos semanas de prueba y si no se funcionaba bien, se redistribuiría el espacio de la oficina de otra forma más “privativa”, volviendo a las filas con los puestos separados por mamparas.
Ha pasado una semana, y es cierto que nos molestamos unos a otros con las llamadas de teléfono, con algún que otro compañero que “canturrea” y con la gente que entra de paso hacia otra parte de la oficina y que se para y saluda a alguno de nosotros, pero pese a esto, hay un esfuerzo latente en el ambiente para que funcione, cuando se bajan los tonos al hablar entre nosotros, y observo que compañeros que antes no se relacionaban ahora lo están empezando a hacer.
La semana que viene seguiremos con esta disposición de oficina, pero creo que al final se colocarán las mamparas. La empresa escuchará a los trabajadores porque debe incentivar la productividad, y creará las condiciones adecuadas a nivel físico y laboral dentro de la organización, para que todo funcione.
Hay quién dice que el modo en el que una persona trabaja depende directamente del espacio donde lo hace. Algo que de forma exagerada, se podría traducir a: “Dime dónde trabajas, y te diré como es tu productividad”.
Para llevar a cabo esta experiencia, estuve buscando por internet artículos de oficinas abiertas, espacios de coworking, etc. Os pongo un artículo que resume lo que os he comentado: ¿Oficinas abiertas o cubículos? La guerra del diseño continúa
Conclusión:
Creo que en mi oficina, en la parte que ocupamos los técnicos, la utilización de mamparas que den mayor privacidad a los compañeros, es algo que se volverá a imponer, frente a la actual oficina abierta, perdiéndose así, alguna que otra oportunidad de trabajar en grupo y socializar a la vez.
Sólo se creará conciencia de equipo, cuando lo pensemos las persona que integramos la oficina, y así nos reconduzcan los directivos, por lo que pienso que la NO consecución de éste reto no ha dependido de la disposición del mobiliario de la misma, y por ello vuelvo al principio de mi párrafo de la TAREA Nº3 donde mencionaba algo así como que “en mi empresa no se podía innovar mucho”…..
Puede que nos queden aún unas cuantas tareas por hacer a mis compañeros, y a mi, y esta vez si que necesitamos a los directivos, para crear conciencia de equipo, porque estoy convencida de que todos y cada uno de nosotros somos buenos profesionales. Cuando ésto suceda, podremos hablar de INNOVACIÓN en la oficina.
Saludos!

Source: 51