Primeras reflexiones

La lectura de los contenidos del módulo 1 del MOOC Innovación en el Sector Público con el que el IAAP inicia esta andadura también innovadora me ha suscitado estas reflexiones:

Definición de Innovación: de todas las que he leido (unas cuantas) la que mas me ha gustado por su consición, casi machadiana, es esta que encontré en un informe de la Fundación COTEC, en palabras del que era entonces su DG, Juan Mulet: “Todo cambio, basado en el conocimiento, que genera valor”. Es dificil decir más y mejor en menos palabras. Desde mi punto de vista, contiene lo esencial del concepto.

Modos de innovación: Se comentan varios por parte de David Osimo. La clasificación más completa que conozco, formulada por algunos autores encuadrados en la corriente de la economía evolutiva, identifica 6 modos de innovación:

  • Radical (o disruptiva en nuestro MOOC): Creación de un nuevo servicio nuevo con un nuevo grupo de características
  • Amejorativo (o mejora contínua): Incremento en el peso (o calidad) de las características del servicio.
  • Incremental: Adición o eliminación de características del servicio.
  • Ad Hoc: Producción de nuevas competencias, codificación y formalización de competencias pra convertirlas en características técnicas.
  • Recombinativo (o de hibridación en nuestro MOOC): Combinando o dividiendo grupos de características de uno o varios servicios.
  • Formalización: Formateo y estandarización de características de un servicio.

El ciudadano-cliente: Estoy de acuerdo con David en que la visión del ciudadano como cliente ha aportado algunas mejoras en la concepción y prestación de servicios, pero es limitado. Aunque no querría quedarme con una aproximación solo económica a la ciudadanía, creo que se debería introducir otra dimensión en la relación ciudadan@-sector público, y es la de propietario. El ciudadano, como cliente-propietario, no acaba su relación con la Administración cuando recibe un servicio; debería estar interesado en su mejora en la medida en que el aprecio de otros ciudadanos incrementaría el valor de la “empresa” de la que es co-propietario; no solo puede quejarse, puede incidir en cambiar a los altos directivos si no son comperentes al menos cada cuatro años; las mejoras en productividad de los servicios puede redundar en ahorros de dinero público, con un impacto potencial sobre los impuestos que paga.

Source: 28