Cómo crear contenido que interese

Para muchas personas dar a conocer su marca, su negocio o su portfolio es sinónimo de hacer publicidad en redes sociales o de invertir dinero en Google Ads. Sí, esta es una estrategia que puede generar resultados a corto plazo pero que siempre necesitará de una inversión económica y sus resultados no perdurarán mucho tiempo. 

El mundo está lleno de publicidad. Tu cliente ideal no quiere que le cuentes lo increíble que es tu producto, sino que le digas que tu producto le va a ser útil y le va a generar beneficios. 

Si has oído hablar sobre “estrategia de contenidos” pero no sabes muy bien qué es, para qué sirve y sobre todo, cómo puedes ponerla en marcha sin complicaciones, sigue leyendo.

Una estrategia de contenidos permite dar a conocer una marca, mejorar las ventas o posicionar una marca o persona como referente en el mercado a través de la publicación de contenido que ayude a nuestro cliente ideal a tomar una decisión. El blog se convertirá en tu herramienta esencial para compartirlo. 

Se trata de una estrategia a largo plazo que te ayudará a:

  • Posicionarte como referente del sector, porque conseguirás que cada vez que busquen información sobre un tema específico, la tuya sea la más relevante. Sin duda, esto generará una mayor confianza entre tus potenciales clientes.
  • Posicionarte mejor en los buscadores. Esto hará que aumente tu visibilidad o la de tu marca en Internet.
  • Aumentar las visitas que recibe tu sitio web. 

Una estrategia de contenidos no requiere de una alta inversión. Tu empeño por crear contenidos interesantes para tu público es clave para que los resultados perduren en el tiempo. 

¿Cómo puedes hacerlo? 

Imagina que impartes clases de inglés de negocios.

Lo primero que deberías tener claro son tus objetivos: si quieres mejorar tus ventas, posicionar tu marca en los buscadores, posicionarte como referente de un determinado tema, etc.

En segundo lugar debes definir cómo es tu cliente ideal: su edad, su sexo, su nivel de conocimientos, sus preocupaciones, qué es lo que le gusta y lo que no, etc. Cuanta más información tengas, mejor. 

Una vez que tengas esta figura ya definida debes ponerte en el lugar de ese cliente ideal y preguntarte qué cosas buscaría en Internet que pudieran acercarle a ti. 

Crea tu blog

El blog será tu herramienta esencial para compartir todo el contenido en el formato que prefieras: escrito, vídeo, imágenes e incluso audio. 

Las publicaciones de tu blog ayudarán también a atraer visitas al resto de tu web. Además, puedes conectar tu blog a las redes sociales para compartir tu contenido de forma sencilla.

Organiza tus contenidos

Una vez que tengas definida la temática principal de tu blog, organiza los contenidos por bloques temáticos o categorías. Esto te permitirá no solo posicionarte mejor en los buscadores sino que te ayudará a conocer qué tipo de contenido genera más interés.

Por ejemplo, si la temática principal del blog es “Inglés de negocios”, las categorías podrían ser: cultura empresarial, inglés para conversar, inglés para redactar informes, desarrollo profesional, etc. 

Estructura tu post

Completa la información de tu blog siguiendo una lógica. Busca un titular que sea llamativo pero también ten en cuenta su posicionamiento SEO. Cuanto más corto e informativo, mejor. 

Desarrolla cada uno de los apartados con la información que dispongas. Tu post tiene que enganchar desde el principio, así que redacta la información de tal manera que genere el interés suficiente como para seguir leyendo. 

Utiliza recursos gráficos para hacer el contenido más atractivo y la lectura más liviana. Las infografías funcionan genial para explicar procesos o presentar datos de forma resumida. 

Utiliza palabras clave

Utilízalas para que los buscadores puedan rastrearlas. Consulta la dificultad de estas palabras para reajustarlas si fuera necesario. 

Si utilizas WordPress.com, el plugin Yoast SEO es una excelente herramienta que te ayudará a optimizar tus contenidos. Es famoso por su análisis de legibilidad y su análisis SEO de primera calidad. Te ayuda a escribir las frases clave correctas y asegura que no solo tus lectores puedan entender lo que estás escribiendo, sino también los motores de búsqueda. 

Crea un calendario editorial y programa tus publicaciones

Un calendario editorial te ayudará a organizar los contenidos pero sobre todo, te ayudará a controlar la periodicidad de tus publicaciones.

Una vez que sepas cuándo vas a publicar cada contenido, puedes programarlo para que se publique de forma automática en el momento que prefieras.

Recuerda escuchar a tu audiencia y comprender sus necesidades e inquietudes. Tener en mente a tu cliente ideal es básico para que tu estrategia de contenidos funcione. Hay mucho contenido ahí fuera y ninguno debe ser como el tuyo. 

Source: 15