Innovando todos en el Instituto Andaluz de Administración Pública

Mis actividades como Director del IAAP, serían:

Estrategia 45%
Innovación 35 %
Coordinación 10%
Gestión 10 %

Permitirme que proponga como trabajo práctico el propio Plan de Formación del IAAP para el año 2016 nace con el compromiso de convertirse en punto de arranque de la futura Estrategia de una Gestión Pública Innovadora de la Ad­ministración de la Junta de Andalucía, y que en su concepción y metodología perseguía dos objetivos:


Modernizar la formación, incorporando las tendencias de los nuevos modelos de aprendizaje, basados en los aprendizajes no formales, la personalización y la colabo­ración, en los procesos formativos de los empleados públicos andaluces a lo largo de su vida profesional, contribuyendo a su desarrollo profesional y personal.

Convertir el Instituto Andaluz de Administración Pública en un centro promotor de la innovación y aprendizaje a lo largo de la vida de los empleados y empleadas públicas de Andalucía.

En este sentido el nuevo Plan pone en marcha una estrategia formativa basada en un modelo de aprendizaje en línea con el que hoy desarrollan las administraciones más inno­vadoras. Este nuevo modelo de aprendizaje se concreta en cuatro calificativos: a) aprendizaje ubicuo, b) aprendizaje conectado, c) aprendizaje permanente; y d) aprendizaje invisible.

El Plan de formación del IAAP 2016 enmarca en tres ideas fuerza:

1. Desarrollar el aprendizaje permanente utilizando los nuevos escenarios que ofrece la Red: se trata de ofrecer instrumentos, recursos, modalidades formativas y estrate­gias para que las personas al servicio de las administraciones públicas andaluzas ad­quieran una serie de competencias sobre las que desarrollar el aprendizaje permanente utilizando los nuevos escenarios que ofrece la Red, de modo que se pueda aprovechar el talento y generar conocimiento.

Para lograr este objetivo se ha redefinido nuestra oferta de formación online pasando de dos modalidades (la formación online tutorizada y la abierta) a cuatro. A las dos ya existente se añade la autoformación y la formación colaborativa.

2. Fortalecer las competencias digitales: incorporando nuevas especialidades forma­tivas para formar al personal al servicio de las administraciones públicas andaluzas en competencias digitales, imprescindibles para fomentar el aprendizaje basado en los nue­vos paradigmas que ofrece la Red.

3. Enfrentar el reto de la innovación y la gestión del cambio: aportando especialidades formativas orientadas a los nuevos retos de las administraciones públicas y que tienen que ver con una cultura administrativa vinculada a los valores de la innovación, la creati­vidad, la rendición de cuentas y la apertura al cambio.


Junto a estas novedades, seguimos manteniendo el compromiso con la continuidad y mejora de la calidad en los procesos en los que venimos trabajando como son los de detección de necesidades formativas, la ordenación de la formación, la mejora de los sistemas de evaluación, la selección y formación de las personas formadoras, así como la mejora en los estándares de calidad.

Os propongo que directamente, me podáis aportar ideas innovadoras para poder incluir en el próximo Plan de Formación del IAAP 2017, aquéllas ideas que os parezcan interesante incorporar, y que generar más formación y más calidad de formación a los mismos costes actuales. 

Ese sería nuestro reto, cómo innovar en el IAAP en el Plan de Formación 2017.

Espero tus aportaciones.

Saludos

José María 

Source: 25

Codigo America una experiencia de emprendimiento social y co-creación

Seguro que la mayor parte de las casos destacados en el MOOC se refieren a las experiencias exitosas de las acciones de los gobiernos para abrirse a la sociedad y avanzar en los principios de información, transparencia y participación, sin embargo, yo opto por destacar un caso en la dirección opuesta, tenemos la intención de destacar una iniciativa ciudadana y social en orden a la asunción de responsabilidades de control o de gestión de servicios públicos, caracteriza da por el protagonismo de la ciudadanía que se moviliza de una forma autogestionaria para emprender asuntos de interés públicos. Representa una verdadera experiencia de emprendimiento cívico en las cuales la sociedad arrebata espacios públicos para promover la gestión directa.

El Código de América: una nueva clase de servicio público.
El Código de América (en adelante CfA) es un proyecto fundado por Jennifer Pahlka en el año 2009, que se gestiona a través de una organización sin fines de lucro, que trata de promover que los gobiernos municipales apoyados por la coope ración ciudadana a través de internet, sean más abier tos, eficientes y colaborativos. El programa vincula pares tecnológicos comprometidos con gobiernos mu nicipales innovadores para crear nuevas soluciones a los problemas cívicos. Representa una exitosa experiencia de compromiso ciudadano, organizado de forma inteligente y a través de las tecnologías de la información y de las comunicaciones, para resolver necesidades colectivas sin atender o deficientemente asistidas.
Se promueve a través de una red civil que trata de conectar ciudades con visión de futuro con el talento de la industria de la Web para desarrollar tecnología civil reutilizable, para dar respuestas a los nuevos pro blemas y carestías de la gestión pública. Los promotores del proyecto advierten que “Las ciudades están bajo mayor presión que nunca, luchando contra los recortes presupuestarios y tecnología obsoleta. El Código de los Estados Unidos cree que en lugar de re cortar los servicios o aumentar los impuestos, las ciudades pueden aprovechar el poder de la web para ser más eficiente, transparente y participativa. Y que remos ayudarles a hacerlo.
Los responsables de CfA trabajan con los adminis tradores de la ciudad para identificar los proyectos que pueden beneficiarse de soluciones basadas en la Web. CfA recluta a los equipos de desarrollo y de las ciudades participantes a través de un proceso de aplicación de competencia. Una vez identificado y financiado, cada proyecto de la ciudad está conectado con un equipo de desarrollo Web que puede promover el al cance del proyecto, desarrollar un plan de acción, y ofrecer una solución adecuada en un ciclo de desarrollo de 11 meses. A lo largo del ciclo de desarrollo, los mentores del CfA, entrenan y coordinan los equipos y facilitan las relaciones con sus clientes para la gestión de los servicios públicos. 
Las aplicaciones de CfA se ajustan a un modelo de terminado: a) se trata de aplicaciones Web: Facebook, Yelp, Zillow, o Picnik; b) se persigue que las ciudades puedan conectarse con la ciudadanía, reducir los costes administrativos e involucrar a los ciudadanos más eficaces; c) apoyan la acción hacia la transparencia y la colaboración; y, por último, d) que se puedan com partir, lo que significa que una aplicación creada para una ciudad puede ser utilizada por cualquier otra ciudad.
Fundamentalmente, se trata de ayudar a las ciudades estadounidenses más innovadoras a utilizar la tecnología Web para hacer un mejor trabajo en la prestación de servicios a los ciudadanos. A medida que el programa se desarrolla, se construye una “suite de aplicaciones Web” fomentando la adopción de CfA y los proyectos de código abierto, para que todas las ciudades del país, e incluso del mundo, lo pueden utilizar.
Una de las claves del proyecto CfA es promover el talento de la ciudadanía y canalizarlo a la gestión de los servicios públicos municipales. Entre sus aspiraciones se comprende ayudar a cultivar la próxima generación de expertos en tecnología aplicada a la resolución de problemas colectivos y generar líderes cívicos. En fomento del talento CfA trabaja en tres direcciones: a) formación Gobierno 2.0, dirigido a dotar a los participantes en la comprensión práctica de la intersección vital de la política y la tecnología; b) desarrollo profesional sobre la industria Web y gobierno abierto; y c) redes y creación de conexiones entre profesionales implicados. CfA selecciona personas que demuestren un enfoque de red, Web céntrica, y abiertos a la resolución de pro blemas.
A modo de síntesis. A largo plazo CfA pretende: a) impulsar la próxima generación de líderes del sector público que tengan una comprensión natural de cómo la tecnología ayuda a resolver los problemas de la vida urbana; b) inyectar el virus de la cultura del compromiso ciudadano con en el gobierno de la ciudad; c) alentar la experimentación en innovación social aplicada a los problemas urbanos; d) modificar las herramientas tecnológicas y de gestión de las administraciones urbanas; e) facilitar la colaboración con otras ciudades. CfA está construyendo una red de líderes de ciudades que creen que hay una forma mejor de hacer las cosas, y el programa involucra a los dos canales formales e informales para compartir ideas y lecciones aprendidas.
Destacamos el proyecto CfA por considerarlo un caso de buena práctica basado en el protagonismo de la ciudadanía que pone su conocimiento y sus capacidades tecnológicas al servicio de la resolución de los problemas colectivos en el marco de las ciudades.
Constituyen un supuesto notorio de organización ciudadana a través de las redes de comunicación que enfrenta la gestión y resolución de los asuntos generales, a tono con la comprensión del nuevo paradigma del espacio público que reflejamos en el apartado primero.
El proyecto CfA presenta rasgos identificativos muy relevantes: a) ciudadanos empoderados ofrecen sus capacidades a través de la Web para la resolución de los asuntos públicos; b) gobiernos abiertos e innovadores canalizan la aspiración de los ciudadanos comprometidos para la mejora y buena administración de los servicios públicos; c) base de proyecto de innovación social transferibles a otros escenarios locales.
En la página Web del proyecto se pueden estudiar los casos concretos en los que participan y sus antecedentes, así como la red de ciudades involucradas en los mismos. Por otra parte, se ofrece una explicación sencilla del programa CfA en una conferencia de su fundadora Jennifer Pahlka en TED
[embedded content]
Source: 25

¿ Y yo porqué tengo que innovar?

¡Que inventen ellos! es una lapidaria expresión de Miguel de Unamuno cuyo repetido uso y abuso ha producido un tópico cliché que se utiliza con sentidos opuestos. Con la innovación nos ocurre algo similar, cuando hacemos mención a la necesidad de innovar, pensamos que eso es cosa de los otros que a mí no me atañe, si bien, en realidad la innovación nos incumbe a todos, a todas las personas, a las organizaciones y a los gestores públicos que deberán generar condiciones para favorecer marcos facilitadores de la innovación.

Sirva la presentación que preparé hace unos años para iniciar mi trabajo en el curso de la Innovación en los servicios públicos, 

¿Y yo porque tengo que innovar?

Encantado de compartir y aprender con todos vosotros

José María Sánchez Bursón 

Source: 25